La industria del Manga es demasiado fuerte en Japón. Aún así, esta es una de las cosas que le puede ocurrir cuando existe el exceso de producto

En twitter, un usuario en Japón nos muestra en unas cuantas fotografías lo que vio al visitar una fábrica administrada por una de las editoras más conocidas de aquel país.

El otro día, fuí a una fábrica administrada por Kodansha. Aquí es donde los Tankōbon devueltos y con defectos son tratados sin compasión. Con un fuerte rugido, el tankobon, que es el alma de su autor, se rasga en pedazos, se comprime y cumple su destino al convertirse en papel higiénico. Hasta vi mi propio Tankōbon en este lugar

Tankōbon: Es el término japonés para un libro que es una obra completa en un sólo tomo.

Destruídos, comprimidos, reciclados y convertidos en papel de baño

Un final triste y quizá un poco cruel para algo que debió dar entretenimiento a alguien.

Estas son algunas reacciones de personas que vieron las desgarradoras fotos:

“¿No pudieron averiguar una manera económica para guardarlos y después irlos vendiendo poco a poco?”

“No se puede hacer nada. Sólo están ahí, ocupando espacio y eso les cuesta dinero a los negocios y sus bodegas.”

“Que desperdicio. Los hubieran donado a una biblioteca o algo así”

“Podrían venderlos muy baratos cuando menos antes de convertirlos en esto”

“La realidad es dura”

¿Que crees que le pase a los Manga en México al no venderse?

comentarios